Cómo crear un sitio web: pasos y conceptos básicos

Cómo crear un sitio web: pasos y conceptos básicos

No tengas miedo de incursionar en la web o en el mundo digital, te mostramos los pasos a seguir si querés saber cómo crear una página web.

Si tenés la inquietud de llegar a más gente y estás pensando en hacerlo a través de la web, este es tu momento. Especialmente ahora, que las personas están acostumbrándose a buscar negocios en internet para conocer más detalles y tomar decisiones informadas.

En GoDaddy entendemos esta necesidad de llegar a las personas en el mundo digital, por eso queremos compartirte algunos puntos interesantes para saber cómo crear un sitio web. Estamos seguros de que te van a resultar útiles.

PASOS PARA CREAR TU PÁGINA WEB

  1. Pensá en el objetivo de tu sitio web
  2. Definí el tipo de sitio que deseás
  3. Considerá a los profesionales que pueden ayudarte en el proceso
  4. Investigá el equipo y software necesarios para crear una página web
  5. Determiná tu nombre de dominio
  6. Adquirí un hosting web
  7. Garantizá la seguridad de tu página con un certificado SSL
  8. Planeá el mapa de tu sitio web
  9. Prepará el contenido
  10. Establecé un diseño que refleje el espíritu de tu proyecto
  11. Seleccioná un administrador de contenidos para desarrollar tu sitio web
  12. Elegí una herramienta, plugin o lenguaje de programación para desarrollar la captación de registros
  13. Configurá herramientas de medición
  14. ¡Publicá tu sitio para empezar a recibir visitas!

1. Objetivo de tu sitio web

Quizás ya tenés una idea clara de por qué querés un sitio: para llegar a más gente y con suerte mejorar tus expectativas económicas. Es una buena razón para empezar, pero vale la pena profundizar en el objetivo (u objetivos) de tu proyecto o negocio, porque esa meta debería guiar la construcción de tu sitio web.

Estos son algunos ejemplos de objetivos:
• Que la gente conozca y confíe en tu marca.
• Incrementar la lealtad de tus clientes brindándoles información valiosa.
• Entregar información clara posible al usuario de manera que sea más clara y digerible antes de llegar a tener un contacto con alguien de tu compañía/empresa
• Expandir tu presencia física (es decir, vender en más lugares).

Cuando tengas claro por qué querés un sitio web, va a ser más fácil definir cómo querés estar en internet.

2. Tipo de sitio que deseas

Es importante saber que existen diferentes tipos de sitios, y algunos pueden funcionar mejor que otros dependiendo de tus objetivos. Los más populares son:

  1. Sitio empresarial.- comunica los valores de tu marca, los beneficios que le das a tus clientes y los productos y/o servicios que ofrecés. Es ideal para que la gente te conozca y confíe en vos.
  2. Sitio informativo.- si querés volverte un referente en tu industria, podés comenzar con este tipo de sitio, que se basa en publicar información relevante constantemente.
  3. Ecommerce.- una buena opción si planeás vender tus productos en línea y expandir la presencia de tu negocio.
  4. Blog.- un gran medio para compartir artículos que respondan a las necesidades, dudas y preguntas frecuentes de tus clientes y prospectos. Con él podés incrementar la lealtad e incluso atraer a nuevos clientes.
  5. Sitio de descargas.- principalmente usado para descargar archivos electrónicos, sirve para compartir información con otras personas en internet.
  6. Sitio educativo.- es un espacio que ofrece información, herramientas, y recursos didácticos para una comunidad educativa.
  7. Portafolio web.- particularmente útil para profesionales, ya sea que colaboren en una empresa o sean independientes, que desean dar a conocer su trabajo.
  8. Sitio personal.- un lugar para mostrar al mundo quién sos, cuáles son tus gustos y a qué te dedicás. Este tipo de sitio podría caer en la categoría de blog, vlog o foto diario.

3. Profesionales que pueden ayudarte en el proceso

Después de tener muy claros tus objetivos y el tipo de sitio que deseás, debés considerar que una página web requiere de trabajo y conocimiento técnico que tal vez no domines, pero existen soluciones.

Puedes acercarte a expertos que se dediquen a crear sitios en línea y tengan cierto grado de especialización. Para ayudarte con este punto de partida, te compartimos los trabajos más conocidos:

  1. Diseñador Web – Es la persona encargada de hacer el “look” para la página y asegurarse que todo se vea perfecto. Desde la selección de colores, tipografías e imágenes, hasta esos pequeños secretos que solo el ojo entrenado de algunos puede entender (como la diagramación, por ejemplo).
  2. Diseñador de Experiencia de Usuario – A diferencia del diseñador anterior, éste no tiene que ver con el aspecto gráfico. Su enfoque principal es planear que el viaje del visitante a través de la página web sea el más placentero posible, evitando callejones sin salida y numerosos clics antes de llegar al objetivo.
  3. Desarrollador web – Es el indicado para darle vida a tu sitio web, este se encarga de armar las piezas de tu sitio web por medio de código. Es importante este elemento ya que sin este es como si prepararas una torta y no tuvieras horno para cocinarla.
  4. Programador Web – Es alguien cuyo nivel de pensamiento estratégico es completamente distinto. Un programador web se encarga de hacer que todos los elementos que han sido colocados por el desarrollador cobren vida a través de una enorme cantidad de líneas de código.

Además de estos profesionales, también existen alternativas para incursionar en el mundo digital sin complicaciones; por ejemplo, un creador de sitios web es muy fácil de usar y te permite hacer tu propia página desde internet. Digamos que es como tener un ‘Tetris’ de cubos que podés armar para que tu sitio se vea como lo imaginás: con las secciones, la información y el estilo que tengas en mente.

Plantillas en el creador de sitios web de GoDaddy

4. Equipo de cómputo y software necesarios

Ahora, si te preguntás qué necesitas para crear tu sitio, te contamos que una computadora de gama media te servirá perfectamente para realizar todo tipo de tareas: desde gestionar tu hosting web hasta programar y desarrollar; aunque para el diseño tal vez necesites algo un poco más avanzado, sin necesidad de llegar a una gama muy alta.

En cuanto al software, actualmente existen muchos programas enfocados en la creación de sitios web, pero los que reinan desde hace varios años son de la paquetería de Adobe: en programación Dreamweaver ha sido el estándar desde hace más de 10 años porque facilita el lenguaje HTML, mientras que en diseño gráfico los más usados son Photoshop e Illustrator por su compatibilidad con distintos sistemas operativos y su practicidad.

Usualmente los programas necesarios para navegar en internet –Chrome, Internet Explorer, Firefox, etc.– y los software para desarrollar sitios web son compatibles con los sistemas operativos Windows, Mac y Linux, por lo que prácticamente podés trabajar en cualquier computadora o laptop.

En caso de que decidas recurrir a un profesional o a un creador de páginas web, no necesitarás manejar software de edición y programación, pero sin duda te ayudará bastante entender algunos conceptos de diseño eficiente y, sobre todo, tener una noción de los diferentes lenguajes de programación que existen.

No necesitás conocer todos y cada uno de los lenguajes de programación (al menos que seas un programador web), pero sí debes tener un claro entendimiento de qué tarea se logra con cada uno. La lista es extensa pero los más famosos y utilizados son: HTML 5, CSS, PHP, Java, Javascript, MySQL y Python.

Relacionado: ¿Cómo crear una página web en código HTML?

5. Nombre de dominio

Por otra parte, vas a necesitar un nombre que sirva para identificar y dirigir a los visitantes a tu sitio web. Con el dominio tendrás presencia en internet y podrás crear cuentas de email personalizado.

Tener un dominio es obligatorio, por eso te explicamos algunos conceptos básicos:

  • El dominio tiene que estar compuesto por una o varias palabras, que pueden estar juntas o separadas por guiones. Debe ser acorde al nombre de tu proyecto o compañía, por ejemplo: godaddy.
  • El dominio incluye un sufijo (conocido como extensión) que revela la naturaleza de tu sitio. Por ejemplo, el .com es para uso comercial, el .ar es para sitios argentinos y el .org es para organizaciones sin ánimo de lucro; en el caso de godaddy.com estamos hablando de una página comercial.
  • Cuando elijas un nombre de dominio pensá en un par de variaciones y verificalas en un buscador de dominios, porque es posible que alguien haya comprado el nombre que querés. Por ejemplo: artesanos.com no está disponible, pero artesanos.club y artesanoargentino.com sí están disponibles.

Ejemplo de dominio disponible en Argentina

Ejemplo de dominio disponible

Relacionado: Por qué debes considerar diferentes nombres de dominio para tu empresa.

  • También verificá que tu nombre de dominio no pertenezca a una marca registrada, para evitar problemas judiciales por apropiación indebida.
  • Registrá el nombre de tu dominio cuanto antes, porque alguien más podría comprarlo pronto. También te recomendamos registrarlo con varias terminaciones (.com, .net, .org, .info, .ar) para que no te las ganen.

6. Hosting web

Para ‘vivir’ en internet, además de nombre necesitás un espacio para tu sitio web. Es decir, necesitás un lugar donde guardar toda la información: imágenes, archivos HTML, conexión con bases de datos y mucho más.

Tu página necesita un hosting web para existir

Aquí es donde entra el hosting web, que básicamente funciona como un disco duro que almacena tu sitio y le muestra la información a tus visitantes, quienes llegan a través del dominio.

Para profundizar en el tema, te recomendamos leer nuestra Guía básica de hosting web
para que sepas cómo funciona, qué tipos existen y en qué basarte para comprar un plan de alojamiento.

7. Certificado SSL

Después de haber elegido tu dominio y tu hosting, vas a tener que pensar en la seguridad de tu página y de tus visitantes.

En este aspecto, tenés conocer los certificados SSL –cuyas siglas significan Secure Socket Layer– , que son como una capa de seguridad para que tu información esté encriptada, encapsulada y empaquetada. Es como si llevaran la información de tu sitio en un auto blindado durante el camino que recorre para llegar del hosting web al navegador de tu visitante.

Relacionado: Descubrí más sobre el significado del SSL y cómo funciona.

8. Mapa del sitio

Una vez que tengas dominio, hosting y certificado de seguridad vas a tener que pensar en el mapa de tu sitio web para saber qué páginas tendrás que desarrollar.

Podés empezar con un simple boceto dibujado a mano o utilizar un programa que te ayude a hacerlo; no te preocupes porque sea perfecto o por tener la versión final, para eso vas a tener la ayuda de un profesional o vas a contar con plantillas web.

Lo importante es que vacíes tus ideas en papel o en un archivo digital. ¿No sabés cómo? Imaginatelo así: tenés que escribir un libro sobre tu negocio y para eso tenés que empezar con el índice, ¿qué va a llevar? Tal vez:

  • Una introducción o resumen, donde contás las razones por las que deberían seguir leyendo (tu “home” o página principal, que explica por qué deberían comprarte).
  • Después las áreas más importantes de tu negocio (menú con tus principales productos o líneas de negocio).
  • Otros temas importantes que deberían saber (quizá tu historia, tus noticias más recientes o tu ubicación).

Te ponemos un ejemplo compartido por el marketinero Neil Patel, que muestra la estructura del sitio de un restaurante con subdivisiones: menú, locaciones, catering y acerca del negocio.

Ejemplo de estructura de sitio web

9. Contenido

Acá viene otro desafío, porque plasmar tus ideas puede ser difícil, especialmente cuando se trata de escribir el contenido de una página. Pero siguiendo estos pasos avanzarás buena parte del camino:

  1. Antes de escribir las palabras, pensá en la audiencia a la que deseás llegar: ¿es hombre, mujer?, ¿qué edad tiene?, ¿cuál es su ocupación laboral?, ¿cuáles son sus preocupaciones relacionadas con la solución que ofrecés?
    Te ponemos un ejemplo: no es lo mismo escribir el título “¿Cómo pelar una papa?” para un joven de secundaria que está aprendiendo a cocinar, que escribir “Consejos para pelar x kilos de papas rápidamente en un restaurante” para atraer a un cocinero.
  2. Observá la estructura de tu sitio y concentrate en los mensajes que te gustaría incluir en cada página.
  3. Utilizá el modelo de pirámide invertida de los periodistas: primero va la información que tiene mayor interés para el visitante, después van detalles importantes y finalmente la información general. Poniendo el ejemplo de un restaurante, la información podría estar ordenada así: primero la especialidad y ubicación del restaurante, después los platos principales y, finalmente, las reseñas de los comensales.
  4. Considerá la información o las transacciones que tus clientes buscarán y asegurate de que el sitio esté estructurado de tal manera que encuentren rápidamente lo que están buscando.
  5. Creá oraciones cortas y simples. Como dicen, “menos es más”.
  6. Mostrá lo que haces y no te limites al texto sino también ocupá imágenes y videos para demostrar que dominás tu trabajo.
  7. Pensá en palabras clave que tu audiencia podría buscar acerca de tus servicios (no sobre tu empresa) y utilizalas en tu contenido para lograr posicionarte en buscadores como Google, Yahoo y Bing. Para hacerlo existen herramientas de optimización para buscadores, ¡explorálas!

Con estos pasos vas a tener un gran avance en tu página, lo cual nos lleva al siguiente punto…

10. Diseño: puntos a considerar

El diseño es muy importante, ya que es la primera impresión que las personas se van a llevar de tu sitio. Para inspirarte deberás buscar muchas páginas web, lo que te va a llevar a encontrar elementos que te gusten.

Recordá estas ideas cuando estés eligiendo o discutiendo el diseño:

  • Pensá en el logo de tu marca, ya que va a ser la base de muchos elementos que tu página va a tener.
  • El diseño debe reflejar la personalidad de tu proyecto, empresa o persona. Tenés que sentir que los colores y elementos realmente te definen.
  • La saturación e inclinate por los diseños limpios, minimalistas.
  • Elegí imágenes grandes y de buena calidad.
  • No pongas demasiado texto, si no vas a perder la atención de las personas.
  • Utilizá colores contrastantes entre el fondo y la tipografía.
  • Implementá llamadas a la acción, es decir, botones que inviten a tu visitante a realizar algo como conocer más productos o agendar una cita.
  • Asegurate de que toda la información del sitio web esté organizada y sea fácil de acceder.
  • Entendé que la gente podría visitarte desde su computadora, su celular o su tableta, así que el diseño tiene que adaptarse a cada dispositivo.

Mirá algunas de estas ideas aplicadas en la página de Switch Fuse, empresa especializada en fusibles:

Diseño web, mantenlo simple

11. Administrador de contenidos

Para crear, editar y renovar tu sitio web vas a necesitar un administrador de contenidos –conocido en inglés como Content Management System o CMS. Esta es una herramienta para hacer todo lo que necesitás con tus contenidos online, como crear textos, cambiar imágenes, modificar secciones y mucho más.

Actualmente, los administradores de contenidos más populares son Joomla, WordPress y Drupal. Si querés elegir alguna de estas opciones u otras que existen en el mercado, te recomendamos analizar estos factores:

  • Que sea fácil de instalar y utilizar. Si necesitás mucho apoyo de tu desarrollador web y esto complica las cosas para cambiar pequeñas cosas, analizá si es la mejor opción para vos.
  • Que editar texto sea sencillo.
  • Que sea escalable. Al tener presencia en internet esperás evolucionar y crecer, y tu CMS debe hacerlo contigo.
  • Que permita utilizar diferentes lenguajes de programación, así el desarrollador estará más cómodo utilizando el lenguaje de su preferencia (HTML, CSS, PHP, Javascript…).
  • Que facilite la integración de otras aplicaciones y servicios.

12. Captación de registros

Además de buen contenido y diseño, tu sitio web probablemente va a necesitar una herramienta para captar registros. ¿Qué significa exactamente este término? Son todas las acciones o procesos que implementás dentro de tu sitio web para obtener datos de quienes lo visitan, a través de formularios y páginas de destino (conocidas como landing pages).

Dedicando parte de tus esfuerzos a atraer gente, es posible que quieras generar una base de datos de personas interesadas en tu compañía (prospectos), porque después vas a poder poner en marcha otras acciones y estrategias; por ejemplo enviarles correos electrónicos con información interesante como parte de tus campañas de Email Marketing.

Si te interesa conseguir clientes con estrategias de captación de registros, vas a necesitar una herramienta, un plugin o un lenguaje de programación que te permita hacerlo. Hoy en día existen plataformas, integraciones y lenguajes como los de GoDaddy, MailChimp y PHP que funcionan de manera distinta pero sirven para lograr lo mismo: recopilar direcciones de correo electrónico para tener una base de datos.

Miralo como un instrumento que te va a servir para satisfacer a tus prospectos y hacer que tus clientes vuelvan por más, si sabés conquistarlos a través de contenido valioso, promociones y noticias relevantes.

13. Herramientas de medición

Después de pulir los últimos detalles y tener tu sitio web prácticamente listo para salir al mundo, vale la pena configurar algunas herramientas de medición como Google Analytics y Google Search Console.

Estas herramientas son extraordinarias para conocer y medir todo lo que pasa dentro de tu sitio web: cuántas visitas recibes, qué páginas visitan más, cuánto tiempo pasan navegando, a qué le dan clic, de dónde te visitan, qué palabras usan para llegar a tus páginas y mucho más.

Con los datos obtenidos vas a poder descubrir cosas muy interesantes y tomar decisiones. Por ejemplo, si una página recibe muchas visitas pero la gente pasa muy poco tiempo en ella, capaz necesites mejorar los mensajes o agregar contenido para fomentar que las personas pasen más tiempo ahí.

14. Publicar tu sitio

Si ya afinaste los últimos detalles y te gusta cómo se ve el “borrador” de tu página web, es momento de ¡publicar tu sitio para empezar a recibir visitas! Una vez que esté “vivo”, compartilo con las personas que conocés, ya sean tu familia, tus amigos, colaboradores o colegas, así como en redes sociales.

Recordá que tu página web tiene “vida” y por eso necesita seguridad, actualización constante y mantenimiento. Lo más importante es mantenerlo fresco y seguro para evitar inconvenientes como los fraudes o las pérdidas de información.

Finalmente, no podemos negar que el proceso de cómo crear una página web es complejo y extenso, pero afortunadamente la tecnología existe para simplificar tu vida y ayudarte a conseguir tus objetivos. Esperamos que este artículo sea útil y despierte tu interés sobre las páginas web.

Te invitamos a explorar más temas interesantes en nuestro blog y, ¿por qué no? animarte a empezar tu página web hoy.

Haz tu página web una realidad con GoDaddy

Imagen de José Alejandro Cuffia via Unsplash