Cómo vender por internet: consejos para iniciar e incrementar ventas

Preparate para tomar nota

El comercio electrónico está creciendo como nunca hubiéramos imaginado. De hecho, el eCommerce en Latinoamérica creció 23% en 2019, según datos compartidos por Ecommerce News. Entonces, ¿por qué no aprovechar esta oportunidad?

Comprar en internet es tan fácil que podés hacerlo desde la comodidad de tu cama, así que no es difícil entender por qué tantas personas están recurriendo al comercio electrónico para realizar sus compras cotidianas. Vender tus productos en internet es una excelente manera de llegar a más personas, pero, obviamente necesitás crear una tienda online y tomar diferentes acciones para enamorar a tus clientes.

Para ayudarte a empezar tu tienda online y vender más por internet, te compartimos esta guía donde abordamos todo lo que necesitás saber: desde los primeros pasos hasta la forma de medir el éxito de tu tienda cuando esté lista y en funcionamiento.

Índice de contenidos

  1. Consultá los requisitos legales
  2. Establecé tu plan de negocios
  3. Obtené un sitio web para vender en línea
  4. Creá contenido atractivo
  5. Tomá fotos cautivadoras de tus productos
  6. Incluí información de contacto y testimoniales
  7. Incluí enlaces a las redes sociales de tu marca
  8. Aprovechá el Email Marketing
  9. Usá la optimización para motores de búsqueda para posicionarte
  10. Usá Google Analytics y mapas de calor para medir resultados y ajustar tu estrategia

Consejos para empezar a vender por internet

Iniciamos por los pasos fundamentales para establecer bien tu negocio, dentro y fuera de internet…

1. Consultá los requisitos legales que existen para abrir una tienda online en tu país

Abrir una tienda en línea es muy fácil, pero antes de empezar debés considerar que, en muchos países, las empresas que venden en internet también están reguladas por el gobierno. El objetivo de regular al eCommerce es garantizar que los comercios sigan buenas prácticas y paguen impuestos, mientras los compradores están protegidos.

En Argentina, por ejemplo, no necesitás seguir todos los trámites que cumplen los negocios físicos, pero sí existen reglas esenciales como inscribirte en la Administración Federal de Ingresos Públicos o registrar tu marca en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual.

Podés recurrir a un experto para realizar los trámites necesarios, así que no te preocupes si desconocés estos criterios. Más bien ocupate de juntar todo lo que sea necesario para empezar tu comercio electrónico con el pie derecho.

2. Establecé tu plan de negocios para vender productos o servicios en línea

Incluso si tenés una tienda física, vas a necesitar establecer un plan comercial para vender productos en línea, porque el mercado y las tendencias son diferentes. Estos son algunos aspectos a considerar:

Identificá a tu audiencia objetivo

Si sos emprendedor y aún no tenés una base de clientes establecida, te va a servir determinar tu público objetivo, es decir, quiénes son tus clientes ideales: ¿son mujeres mayores de 20 años?, ¿hombres de clase media que disfrutan estar al aire libre?, ¿profesionales que desempeñan funciones específicas y tienen horarios limitados?

Tratar de vender y complacer a todo el mundo no es fácil, así que es mejor identificar a tu audiencia y establecer tu plan de negocio (así como tu tienda online) basándote en ese público: información demográfica, comportamiento en internet, gustos, estilo de vida, profesiones, tipo de contenido que consumen y principales preferencias de pago.

Elegí los productos que vas a vender y manejá tu inventario

¿Tus productos van a ser diferentes a los que ofrecés en tu local? ¿Son exactamente iguales? ¿Cómo vas a exhibir tus productos en internet para demostrar que son mejores que los de tus competidores?

Asegurate de considerar tanto las características físicas como los beneficios extrínsecos e intrínsecos. Es genial enumerar las propiedades de un producto, pero es mucho mejor resaltar las soluciones o problemas que resuelve para tus clientes. Considerá que esta es una táctica de marketing que puede incrementar tus ventas.

También es importante que evalués en esta etapa inicial cómo manejar el inventario de tu negocio para evitar la pérdida o el deterioro de productos, así como los sobrecostos de almacenamiento.

 

Determiná la “razón de ser” de tu eCommerce

Más allá de la razón obvia (ganar dinero), ¿por qué querés vender cosas en línea?, ¿qué te va a impulsar a seguir avanzando cuando sea difícil manejar el estrés de tener tu propio negocio? Simon Sinek, autor y consultor de marketing, lo explica mejor en su TED Talk:

“La gente no compra lo que hacés, compran la razón porque lo hacés.”

Crea proyecciones financieras

También debés considerar tus datos financieros. Si tenés una empresa nueva, es posible que no tengas suficiente información para establecer un comparativo o una proyección financiera a mediano y largo plazo (con ganancias, gastos y mermas) pero sí vas a querer estimar metas para tus ganancias futuras. Preparate para el futuro con una hoja de ventas, un estado de flujo de caja, un análisis de presupuesto y más.

Fijá una fecha de lanzamiento

Establecé una fecha meta para abrir tu tienda online. Luego, trabajá en sentido inverso para establecer un cronograma con las tareas que necesitás realizar hasta llegar al “gran día”.

Volver al inicio

3. Obtené un sitio web para vender en línea

Parece muy obvio, pero es un paso inevitable: para vender en internet tenés que recurrir a una plataforma online que podás personalizar para procesar pagos, mostrar productos a la venta, ayudar con el abandono del carrito y más.

En el mercado existen tres principales opciones: WooCommerce, Shopify y los creadores de sitios con funcionalidades de comercio electrónico.

Es importante que analices las características de cada plataforma (precios, funcionalidades, facilidad de uso, opciones para hacerlo tú mismo, escalabilidad, etc.) y sigas estos pasos con la opción que elijas:

  1. Obtener un nombre de dominio.
  2. Elegir un diseño acorde a la esencia de tu marca.
  3. Añadir tus productos.
  4. Configurar los métodos de pago.
  5. Configurar las opciones de envío.
  6. Hacer pruebas y ajustes finales para publicar tu tienda en línea.

Tenemos varios artículos que seguramente te van a ayudar a profundizar en el tema. No te los pierdas:

Volver al inicio

Crear una tienda en línea: buenas prácticas para vender mejor

Ahora que entendés los conceptos básicos para iniciar una tienda en línea, analicemos algunas de las mejores prácticas que podés seguir para aprovechar tu sitio al máximo.

4. Creá contenido atractivo

Antes de escribir los párrafos principales, tenés que pensar en tu público objetivo. Lo mencionamos anteriormente, pero es particularmente relevante cuando se trata de crear contenido web. Por ejemplo, no usarías términos complejos para vender remeras de chicos, y si estás en la industria aseguradora, no te basarías en el lenguaje humorístico para inspirar confianza, ¿no?

Considerá a tu audiencia en cada aspecto del contenido: desde cuidar el tono y el lenguaje, así como pensar en las palabras que tu audiencia utilizaría para buscar tus productos (conociendo o no el nombre de tu marca). Este es un consejo importante para vender productos en línea.

Haz un ejercicio como el que proponemos en el siguiente video, así vas a identificar las palabras clave que podrías incluir en el texto de tu tienda online para que los clientes potenciales te encuentren.

 

También es bueno que describas en tu sitio web: quién sos, qué hacés y qué es lo más importante para la existencia de tu proyecto; podés incluirlo en tu página de Inicio y “Acerca de nosotros”. Responder a estas preguntas va a definir mejor a tu marca y proporcionará incentivos que podrían convertir a tus visitantes en consumidores.

Por supuesto, también vas a tener que redactar las descripciones de productos. Recordá: el contenido no solo debe describir las características del producto (es decir, colores, texturas, tamaños), sino también comunicar los beneficios que responden a la pregunta: “¿por qué debería comprar esto?”.

Escribir contenido web no tiene que ser difícil. Sé fiel a tu marca, incorporá palabras clave cuando sean relevantes y siempre considerá las necesidades de tu consumidor.

Volver al inicio

5. Tomá fotos cautivadoras de tus productos

El refrán dice que “una buena foto vale más que mil palabras”, y esto es muy cierto cuando se trata de vender cosas en línea. Desafortunadamente, en internet los consumidores no pueden experimentar la sensación de ver o tocar los productos, así que dependen completamente de las palabras e imágenes que vos publicás para que “de la vista nazca el amor”.

Considerá que las buenas imágenes ayudan a incrementar la conversión de visitantes a compradores y reducen la tasa de devolución cuando las características del producto son claras visualmente.

No te preocupés si no sos fotógrafo profesional, podés tomar imágenes profesionales para tu eCommerce con tu teléfono inteligente. Solo necesitás algunos consejos de estilo:

  1. Utilizá luz natural cuando sea posible.
  2. Concentrate en los detalles del producto.
  3. Tomá fotos desde múltiples ángulos.
  4. Mostrá los productos en acción.
  5. Usá herramientas de edición (hay muchas online y gratuitas) para dar un atractivo visual a tus imágenes.

Probablemente quieras tomar tus propias fotografías. Pero también está bien usar fotografías de archivo ocasionalmente, sin representar falsamente lo que ofrecés. Si vas a utilizar fotografías de stock, concentrate en incorporarlas en tu contenido web y no como imágenes de producto.

Volver al inicio

6. Incluí información de contacto y testimoniales

Incluir la información de contacto, tanto en la página de “Contáctanos” como en todo tu sitio web, es fundamental para crear una experiencia de compra perfecta.

Si tus clientes llegan a tener problemas van a querer comunicarse con vos de inmediato, o se van a frustrar y abandonar los productos del carrito. Un formulario de contacto es una gran solución, pero asegurate de que tu número de teléfono y el horario comercial también sean visibles.

Relacionado: Cómo generar confianza en tu tienda online: 6 tácticas infalibles

Además de la información de contacto, es importante mostrar testimonios de tus clientes. Hoy en día, el 40% de los consumidores toman decisiones de compra después de leer entre una y tres reseñas, de acuerdo con Vendasta. Las opiniones de los clientes inspiran confianza, pues muestran a los compradores potenciales que tus productos realmente resuelven problemas para personas reales. Son absolutamente vitales para los comercios electrónicos y pueden ayudar a incrementar tus ventas.

Para generar reseñas auténticas, preguntale a tus clientes cosas como:

  1. ¿Por qué compraste este producto?
  2. ¿Qué problema tenías anteriormente que se solucionó debido a esta compra?
  3. ¿Cómo usas este producto?
  4. ¿Qué opinas de este producto o del negocio?
  5. ¿Con qué frecuencia/cuándo usás este producto?

Por cierto, asegurate de avisar primero que vas a compartir las opiniones de tus clientes, o incluso pediles permiso si las reseñas en tu sitio web van a estar acompañadas del nombre o la imagen de la persona.

Volver al inicio

7. Incluí enlaces a las redes sociales de tu marca

No es ningún secreto que las redes sociales son un factor importante en una tienda online exitosa. Facebook, Twitter, Pinterest, Snapchat, Instagram: cada medio tiene millones de usuarios que comparten contenido con sus seguidores. Y si podés interactuar con esas personas, podrías ganarte algunas ventas.

Es cierto que la administración y el mantenimiento de redes sociales implica mucho trabajo, y es posible que no tengas suficiente tiempo en el día para manejarlas todas. Para facilitar tu trabajo, empieza eligiendo plataformas que se alineen a tu base de clientes. Por ejemplo, ¿vendés ropa en línea? Podrías aprovechar el potencial de Instagram y Pinterest.

En general, lo mejor que podés hacer es interactuar con tus seguidores. Sé auténtico con tus publicaciones, seguí a otros usuarios de tu industria, organizá concursos y comentá las fotos y publicaciones donde te mencionen. Cuando las personas se sientan identificadas con tu marca, va a ser mucho más probable que confíen en tu tienda en línea.

Volver al inicio

Siguientes pasos

¿Te sentís abrumado con toda esta información? Tomá un respiro y piensa que no necesitás abordarlo todo a la vez. Realizá las tareas anteriores y, una vez que estés listo, pensá en implementar estas acciones:

8. Aprovechá el Email Marketing

Si realmente deseás vender en línea, vas a tener que agregar Email Marketing a tus planes. El correo electrónico continúa siendo una de las formas de marketing más rentables: por ejemplo, en Estados Unidos, por cada dólar que una organización gasta, ésta puede esperar un retorno de inversión de 38 dólares. Para una PyME, esto demuestra el valor de su inversión.

¿Necesitás una herramienta para enviar emails de comunicación, promocionales, newsletters y más? Consultá la solución de Email Marketing de GoDaddy.

9. Usá la optimización para motores de búsqueda (SEO por sus siglas en inglés) para posicionarte

Lo más probable es que, si seguiste nuestros consejos anteriores, ya estés bien encaminado a tener un sitio web listo para posicionarse en los buscadores como Google, Yahoo y Bing. Pero si deseás dar un paso más, podés aumentar tus posibilidades de vender productos en línea haciendo lo siguiente:

  • Investigación de palabras clave. Es bastante simple y consiste en investigar en lugares como Google y Google Trends: ¿qué busca tu audiencia?, ¿cómo buscan/describen tus productos?, ¿qué palabras clave están usando? Investigá un poco e incorporá esas palabras de forma natural en el texto de tus páginas de producto.
  • Optimizá los metadatos del sitio web. Si utilizás WordPress, asegurate de que los metadatos coincidan con las palabras clave que seleccionaste. Los metadatos incluyen a las etiquetas ALT de las imágenes, las etiquetas de título, las meta descripciones y más. Por ejemplo, si tu palabra clave es “camisetas para empresas”, podés escribir una meta descripción como “Tenemos las mejores camisetas para empresas, con la mayor calidad y personalizables a tus necesidades, promociones y eventos.”
  • Backlinks. Hacé lo posible por fomentar que otros usuarios, seguidores y sitios web con autoridad en tu industria envíen links a tu página web. ¿Trabajás con otros profesionales de la industria? Contactalos y pediles que compartan tu enlace web. Incluso podés pedir a algunos blogueros que prueben tus productos y los recomienden si les gustan.
  • Publicidad pagada. Podés invertir dinero y pagar para tener un espacio publicitario que aparezca en los primeros resultados de búsqueda cuando se consultan ciertos términos. O podés probar la publicidad en redes sociales. Recordá que a veces para incrementar tus ventas vas a tener que invertir en atraer a la audiencia que aún no te conoce.
  • Si también tienés una tienda física, podés tomar acciones para impulsar el SEO local de la tienda. Establecé tu ficha de Google My Business y date a conocer en la comunidad, desde internet.

Relacionado: Tutorial de SEO básico: definición, consejos y herramientas útiles

10. Usá Google Analytics y mapas de calor para medir resultados y ajustar tu estrategia

Si querés tener éxito en internet necesitás medir todo y ser flexible, adaptándote al cambio constante. ¿Por qué? Porque existe la posibilidad de que tu visión inicial del sitio web o tus esfuerzos de marketing deban reformularse, y eso está bien. La clave está en usar herramientas como Google Analytics y software de mapas de calor para aprender a hacer ajustes acorde al comportamiento de las personas que te visitan.

Con Google Analytics podés establecer objetivos, rastrear cuántos visitantes nuevos tenés y cuál es tráfico web, podés monitorear a los visitantes recurrentes, rastrear conversiones de objetivos y más. Este tipo de datos pueden ayudarte a adaptar tus campañas a las necesidades de tu empresa. Después de todo, deseás crear una tienda online que sea rentable a mediano y largo plazo, porque, ¿de qué sirve una página si la gente solo la visita una vez?

Los mapas de calor, por otra parte, son una gran herramienta para conocer cómo interactúa la gente con tu página web (cuánto leen, a qué le dan clic, cuándo se van de la página), y así hacer ajustes para impulsar la conversión de visitantes a clientes. Por ejemplo, si recibís mucho tráfico, pero tus visitantes no compran nada, probablemente algo no está funcionando. Podés usar mapas de calor para ver dónde “miran” los visitantes y luego ajustar la página para cambiar el orden del texto, agregar botones con llamados a la acción o incluir testimoniales destacados.

Reflexiones finales

Una tienda en línea puede abrir nuevas fronteras para tu negocio. Vas a poder vender a miles de personas en tu país y en todo el mundo si te lo proponés.

Una vez que hayas afinado tus ideas y realices pruebas exhaustivas, vas a poder seguir creciendo y evolucionando tu negocio.

Empezá con pequeños pasos, quizá solo agregando algunos productos de toda tu gama y, luego vas a poder concentrarte en expandir tu línea de productos y hacer crecer tu negocio a través de técnicas de marketing digital como Email Marketing, marketing por redes sociales y listados de negocios online.

Ahora que sabés cómo crear una tienda online, ponela en marcha y haz realidad esos sueños.

Imagen de Leon Seibert vía Unsplash