¿Cuál es la diferencia entre hosting y dominio?

La pareja perfecta sí existe

Si estás preparándote para sumergirte de lleno en el mundo digital, este artículo te va a resultar muy interesante porque acá vas a encontrar todo lo que debés saber sobre los dos elementos básicos para tu página de internet: hosting y dominio.

Seguí leyendo para conocer en qué consiste cada uno de estos conceptos, y así puedas evitar malentendidos sobre su significado y aprovechar mejor tu inversión una vez que te decidas a contratar estos servicios para poner en marcha tu sitio web.

Mundo digital vs. mundo real

Para explicar la importancia de hosting y dominio vamos a utilizar una analogía del mundo de los negocios: fuera de la órbita digital –en el “mundo real”, por así llamarlo–, tu empresa necesita un lugar o espacio físico para operar, ya sea un local comercial o bien una oficina.

Previamente, ya tuviste que haber pensado en la forma de comunicar tu negocio, es decir, en que seguro querés que tus potenciales clientes te encuentren de una, y que no se vayan con la competencia por estar “dando vueltas” sin poder localizar tu dirección o teléfono.   

Pues bien, en el mundo digital ocurre algo parecido: el dominio de tu sitio web es la “dirección” o el “teléfono” de tu negocio digital, y el “local comercial” o “la oficina” en el que éste se ubica dentro de internet es el hosting o alojamiento web.

En el “mundo real”, y ya con el nombre de tu negocio en mente, tenés que acudir a la instancia de gobierno correspondiente para registrarlo y revisar que no esté siendo utilizado por otra compañía. Una vez registrado, queda protegido y se vuelve exclusivo para que sólo lo uses vos, al contar con un documento oficial que demuestra su propiedad. 

En el mundo de internet, a este proceso se le conoce como registro del nombre de dominio. Así, el dominio es tu propiedad digital y registrarlo debidamente es lo primero que tenés que hacer para poder abrir un sitio web.

Siguiendo la misma analogía, para decidir la ubicación física de tu local comercial u oficina, probablemente te aseguraste de que el barrio tuviera todos los servicios y fuera seguro, además de verificar que el locatario fuera confiable y con todos los papeles en regla.

Elegir adecuadamente el hosting para tu sitio web o tienda de comercio electrónico es igual de importante porque así evitarás que los usuarios de internet se lleven una decepción al recibir el temido error de “página no encontrada”.

Sin dominio ni hosting tu página no puede existir en internet
Sin dominio ni hosting, tu página no puede existir en internet

Como podés ver, y aunque están estrechamente relacionados, hosting y dominio son dos conceptos totalmente diferentes y entenderlos no es tan difícil si conocés sus cualidades intrínsecas. A continuación las revisamos.

Diferencia entre hosting y dominio

Dominio

El dominio o nombre de dominio es, valga la redundancia, el nombre de tu sitio en internet, ya sea el de la página web tu empresa, el de tu blog personal o tu tienda de comercio electrónico. 

Ejemplos concretos los conocemos todos: google.com, facebook.com y, por supuesto, el de la página que estás leyendo en este momento, godaddy.com.

Al igual que una dirección indica a la gente donde vivís, un dominio ayuda a que los usuarios se dirijan directamente a tu sitio web. Es decir, el dominio contiene los parámetros que indican a los navegadores web dónde encontrar y acceder a la información de tu sitio en internet.

Un dominio atractivo y fácil de recordar puede hacer que tu sitio se destaque entre los miles de millones que existen, por lo que conviene que lo registres con una compañía seria, que tenga el respaldo de años de experiencia y millones de clientes satisfechos en todo el mundo.

Hosting

El hosting o alojamiento web se refiere al lugar que ocupan los archivos que dan forma a tu sitio en línea.

El hosting es el espacio de almacenaje que ocupan los datos de tu sitio web dentro de una computadora conectada a internet con capacidad suficiente, también llamada servidor.

Los elementos básicos de un plan de hosting, que pueden variar dependiendo del proveedor que elijas para este servicio, son los siguientes:

  • Almacenamiento: la memoria y el espacio en disco van desde unos cuantos gigabytes hasta todos los que necesités con un servidor dedicado.
  • Número de sitios: la mayoría de los proveedores de hosting te ofrecen planes desde un sitio hasta sitios ilimitados asociados a tu misma cuenta.
  • Ancho de banda: la velocidad de carga de tu(s) sitio(s) dependerá de los recursos con que cuente tu servicio de hosting. 
  • Seguridad: algunos planes incluyen procesos de seguridad de datos, y otros los adquirís por separado.

Idealmente, los servidores que se usan para hosting deben ser administrados por especialistas en informática, para que los sitios web que alojan no se pierdan o sufran algún daño causado por un mantenimiento inadecuado.

Y, al igual que el dominio, debes cerciorarte de que éste servicio lo proporcione una compañía experta en ello. 

 

“Una imagen dice más…”

Si pese a los conceptos y analogías anteriores todavía sentís que la diferencia entre hosting y dominio sigue sin quedar resuelta, permitime utilizar un ejemplo concreto.

Supongamos que sos una apasionada del café y del skateboarding, y tu sueño es abrir tu propia cafetería que combine estas pasiones. Incluso ya pensaste en un nombre: Caffeine & Kickflips.  

Todo negocio digital empieza por el nombre
El nombre de tu negocio, la base para tu dominio

Suponiendo que querés tener un sitio web para promocionar tu idea, lo primero que debés hacer es visitar la sección “Dominios” en el sitio de GoDaddy, la compañía registradora de dominios más grande del mundo, y colocar el nombre de tu cafetería en la barra de búsqueda que ahí aparece. Si no tenés tiempo de navegar por esta página, ¡no te preocupes! Acá traemos el buscador para vos:

De inmediato, se va a desplegar la información del precio de registro y del plan anual, así como otras opciones recomendadas para que tu sitio web sea fácilmente encontrado.

Ejemplo de búsqueda de dominio
Diferentes dominios, un mismo nombre

 

Una vez que adquiriste el nombre de dominio de tu cafetería, sos la propietaria oficial del mismo y solo vos lo vas a poder usar.

Si lo registraste con GoDaddy como te recomendamos entonces quedate tranquila porque su equipo de expertos se va a ocupar de tramitar tu registro ante el ICANN –el organismo internacional que regula las propiedades en internet–, y te enviará un correo con los detalles sobre tu nueva adquisición.

Ahora, lo que sigue es encontrar el plan de hosting o alojamiento web ideal para vos. 

Siguiendo con el ejemplo de la cafetería, te recomiendo revisar los planes que se encuentran en la sección de “Hosting”, nuevamente en el sitio de GoDaddy. Ahí vas a encontrar opciones a la medida de tus necesidades y que se adecúan a tu presupuesto.

Ejemplo de planes de hosting
Descubrí el plan de hosting ideal para tu negocio

Como dato curioso, además de ser la compañía registradora de dominios más grande del mundo, GoDaddy es también el proveedor de hosting web #1 del mundo.

Con el dominio y hosting listos, ¡ya tenés lo que se necesita para comenzar a diseñar tu sitio web y subirlo a internet!

Ahora que quedó desterrada de tu vocabulario tecnológico la confusión entre hosting y dominio, te invito a conocer las herramientas que existen para diseñar tu sitio web ideal, así como las opciones disponibles de marketing en línea para darlo a conocer. Sólo tenés que navegar en godaddy.com y vas a encontrar soluciones a la medida de tus necesidades. ¡Te deseo mucha suerte!

Imagen de portada: Katie and LinkedIn Sales Navigator.

Gabriela María Prieto Aguirre
De nacionalidad salvadoreña, reside actualmente en la Ciudad de México. Comunicóloga de la Universidad Anáhuac México. Ha desarrollado diferentes textos para diversas industrias, tanto en español como en inglés. Le apasionan los temas de mercadotecnia, problemas globales, letras, tecnología y cultura. Experiencia en manejo de redes sociales, creación de copies publicitarios y estrategias de mercadotecnia, tanto para México como Latinoamérica. Una de sus áreas de interés es neuromarketing. Apasionada de las letras, actualmente se desempeña en el área de Content Marketing de Virket.